Delectura

Todos quieren a Daisy Jones Taylor Jenkins Reid

No hay nadie que no quiera a Daisy. Pero Daisy no quiere ser la musa de nadie.

Y allí estaba yo, observando a una multitud seducida y rendida, gritando enloquecida cuando Billy Dunne les preguntó si querían que Daisy Jones subiera al escenario a cantar Honeycomb. En ese instante lo entendí, y fue cuando implosioné.

Esos dos eran como dos espinas clavadas bajo la piel que no se pueden arrancar. Sus voces se fund√≠an en la delicadeza y ard√≠an en la rebeld√≠a, se romp√≠an y recompon√≠an juntas. Billy la contemplaba, ahog√°ndose en sus ojos, unos incre√≠bles y enormes ojos azul cobalto. La sonrisa de Daisy se pod√≠a o√≠r, tatuada en las palabras que le dirig√≠a a Billy. Y en medio del clamor de miles de sombras desatadas y bajo el estr√©pito que te retumba en el pecho, enmudeces. Porque pareciera que fueran los √ļnicos en el mundo, que se pertenecieran el uno al otro; y que no solo estuvieran sus voces compartiendo micro sino que tambi√©n sus existencias resistieran acompasadas, sufriendo y viviendo abruptamente cada segundo de luz y de oscuridad.

La gira de ‚ÄėAurora‚Äô del ’78 fue brutal. Recuerdo leer a Daisy luciendo un vestido de seda crema con la melena desali√Īada y los brazaletes hasta el codo, fue el d√≠a que recogieron el Grammy a la mejor grabaci√≥n del a√Īo por Turn It Off. Dedic√≥ el premio a todos los que andamos pillados por algo o por alguien, algo que surgi√≥ como una confesi√≥n l√ļcida en medio de tanta embriaguez.

Luego pasaron por Saturday Night Live con Lisa Crowne, cantaron A Hope Like You. Billy en el teclado, vistiendo su habitual camisa vaquera y Daisy, descalza, a su lado. Otra vez, como si le cantara a él, vamos, seguro, le estaba cantando a él, noté un nudo en el estómago, aquello fue verdaderamente espectacular.

Y pas√© las p√°ginas. Una detr√°s de otra. Dej√© sonar cada canci√≥n para que cada ritmo me lanzara arriba y abajo, de la tristeza a la exaltaci√≥n. El atractivo de la tentaci√≥n, el dolor f√≠sico de luchar contra el propio instinto, los sentimientos m√°s escondidos que viven dentro de ti… This Could Get Ugly, Impossible Woman, Please, Regret Me… El mejor √°lbum de sus vidas.

Adoramos a Daisy Jones & The Six porque adoramos la belleza de las estrellas rotas de las portadas de Rolling Stone, esos genios que persiguen sus pesadillas como otros siguen sus sue√Īos.

Les estás leyendo y les estás escuchando, y como si fuera un documental vas viendo fluir los egos, los recelos y las envidias en un extraordinario derroche de talento. Rock Stars en el escenario, incendiando como fuerzas de la naturaleza; mortales en el backstage, sucumbiendo al éxtasis de la gloria, destruyéndose felizmente. Vas de gira con Karen, Warren y los demás, te sientas en el estudio con Teddy y Artie y grabas con ellos los hits que arrasan en el Billboard. Porque eres uno de ellos y todos ellos a la vez.

Sí, Daisy es una diosa de Hollywood Hills que posee todo lo que puedes imaginar y carece de todo lo que no ves. Una It Girl sexy como el demonio y con dinamita en la voz. No la miras, la contemplas. A la irresistible Lola La Cava no la diriges, no encierras su voluntad desenfrenada de hacer lo que le da la gana, ni callas sus deseos de vivir la buena vida liberados por el sexo, los benzos y el champaign.

Billy y Graham son esa banda de Pittsburgh de blues-rock de mediados de los ’60, Los Dunne Brothers. Dos hermanos que no comparten la Silvertone y la Strato, que se conocen sin saber qu√© necesitan el uno del otro y que supuestamente cuidan el uno del otro.

Billy Dunne es ese alguien que nunca deja de ser quien es y que a veces muestra esa mierda de s√≠ mismo que no quiere ser. Desdibujado a base de tequila y quaaludes a todas horas. Alguien que en un acto de redenci√≥n echa toda su vida en la m√ļsica.

Y entre idas y venidas, el empoderamiento femenino en un mundo de hombres es sutilmente demoledor. Camila y Karen exhiben su poder en la vulnerabilidad, destapan su fortaleza en la debilidad, revelan su valentía ante el temor. Sin aprobación masculina. Lo tomas o lo dejas.

El magnetismo de esta novela no destila del sonido que evocas, ni en los conciertos ni en las giras ni los en los buenos momentos con los que fantaseas. Est√° en las palabras a las que te sientes conectado. En las emociones, las historias y la verdad que sale ligera en una m√ļsica que penetra y cava hasta que encuentra algo.

Valora este libro...
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Seguir leyendo en Delectura...

Todos quieren a Daisy Jones - Taylor Jenkins Reid comprar libro

Comentarios publicados

Que novela m√°s buena, Dios! Muy recomendable… disfrutar√©is con cada una de sus p√°ginas hasta llegar al final (con sorpresa incluida). De verdad, muy muy pero que muy buen libro.

J.Ruíz

Una historia tremendamente aut√©ntica, con la que me enganch√© desde las primeras p√°ginas, hasta el punto que busqu√© en Internet si se trataba de una banda de m√ļsica real.

Dulcemelón

Wow, no sabía que había salido ya la traducción en castellano. Lo tenía en mi lista de deseos de 2020, iré a por él!

Martita

Soy una fan√°tica de la m√ļsica y de toda la movida de esos a√Īos, o sea que no tuve que meditar demasiado en si leerlo o no . Un libro divertido y r√°pido de ojear.

Anastacia MAD

No se si ser√° el libro del a√Īo, pero tiene algo de especial y √ļnico: Se lee m√°s como un guion que como una novela ¬ęnormal¬Ľ, con una narraci√≥n m√°s que emocionante. ¬°Leedlo!

Fleetwood

Publica tu comentario

Acepto la política de privacidad