De Lectura, opinamos y recomendamos libros
menu

Castigo

Anne Holt

Anne Holt es una voz de una madurez innegable. La maestría narrativa de esta autora noruega es evidente. El ritmo intenso, las diferentes perspectivas desde las que se relatan los acontecimientos así como la naturaleza de los personajes, carente de todo dramatismo, es sin duda un valor de esta novela.

A diferencia de otros autores exitosos como Kjiell Ola Dahl o Åsa Larsson, que a mi parecer abusan un poco de los tópicos de la novela ‘escandinava’, Anne Holt se aleja de los rasgos comunes y construye sobre un escenario reducido y hostil el preludio de una serie que protagoniza una pareja formada por una investigadora licenciada en derecho y psicología, separada y madre de una niña discapacitada y un inspector de policía con algún tipo de sexto sentido, viudo y con un nieto a su cargo.

Lamentablemente, pese a que Castigo es una novela muy bien construida en el aspecto narrativo, la historia no acaba de satisfacer todas las expectativas que despierta, que son muchas. El inicio es bueno, muy bueno. El secuestro y posterior asesinato de unos niños, la dureza del discurso de víctima y verdugo y tanta desaprensión sobrecogen y alimentan la sensación de que se cocina algo fuerte.

“Un niño que va a morir no lo sabe. No piensa en absoluto en la muerte. Lucha por puro instinto de supervivencia, como las lagartijas que están dispuestas a renunciar a la cola cuando corren peligro de muerte. Toda criatura lleva en sus genes el impulso de sobrevivir, y los niños no son una excepción, aunque no son capaces de representarse la muerte. Los temores de los niños son muy concretos:temen a la oscuridad, a los extraños quizás, a separarse de su familia, al dolor, a los ruidos misteriosos y a perder objetos preciados. La muerte, en cambio, resulta incomprensible para la mente infantil.
Un niño que va a morir no lo sabe”. Castigo, Anne Holt. Trad. Cristina Gómez Baggethum. Ediciones B, SA para el sello Zeta Bolsillo. 2009.

La presentación de Inger Johanne Vik y su extraña hija Kristiane, tan despierta como distanciada de la condición normal de los niños de su edad, y de Yngvar Stubo es precisa y cautelosa. La introducción a sus vidas y sus rutinas es paulatina. No hay precipitación, no hay redundancias. Simplemente son… Y así se muestran, sin incidir especialmente en sus miedos ni anhelos profundos. Pese a ser los actores de sus propias tragedias en ellos no hay viso de tristeza, cinismo, ira o soledad, elementos tan comunes, por otro lado, en este tipo de novelas. Todo indica que hay algo que no va a ser desvelado, lo cuál debería ligarnos a posteriores entregas, lástima que el vínculo que establecemos con sus protagonistas, necesario para despertar ese interés, no sea lo suficientemente fuerte.

El misterio, las encrucijadas o las dificultades de la investigación se manifiestan desde el inicio, la trama es excelente, pero la historia es floja. Acostumbrados a la pericia, la perspicacia y algo de suerte, excesiva casualidad en un desenlace resulta poco atractivo. Quedan respuestas abiertas, personajes sobre los cuales no hemos profundizado, conocemos lo justo y no sabremos más. Puede que esta singularidad sea el aspecto diferencial y que sin él no merecería ser resaltada por encima del resto.

El giro fina de esta novela es una guinda intuída. Por si fuera poco, a la oleada de crímenes y desapariciones se suma una segunda intriga, también ligada al infanticidio y al castigo. Un telón de fondo, una vieja historia que si bien pugna por no ser revivida sí aspira a ser contada, o más bien, compartida. Pues para dejar de ser un secreto que corroe, un castigo en sí misma, sólo es necesario que la conozca alguien más.

Sin llegar a los niveles de profundidad de Henning Mankell, sin alcanzar la inquietud que provoca Karim Fossum, sin dejarnos perplejos como Arnaldur Indridason y quedarnos sin aliento por el ritmo trepidante que imprime Jo Nesbø, Anne Holt es una alternativa recomendable. En su conjunto, Castigo es una buena novela, en la línea de los buenos (recientes) del estilo frío  y equiparable a Håkan Nesser, Liza Marklund o Camilla Läckberg.

Más libros de temática...

¡Síguenos en Instagram!

Últimas fotos publicadas por @de_letura.

  • April is the cruellest month, breeding
Lilacs out of the dead land, mixing
Memory and desire, stirring
Dull roots with spring rain. (T.S.Eliot, The Waste Land) #bookstagram #booklover #bookworm #photooftheday #books #literature #igreads #booklover #read #newengland #poetry
  • Great expectations, something good will come... BARCELONA NEGRA 2018 🌃 #BCNegra18 #barcelonacultura #bookstagram #booklover #bookworm #photooftheday #books #literature #igreads #booklover #read